Concilio de Iglesias Evangelicas Misioneras
Apostoles y Profetas Ef.2:20

Subir

Durham, North Carolina

Pastor: Jose Efrain Manzano

636 Gary Street
Durham, NC 27703
Tel. Cell  (919) 257-3614

 


 

Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades. Y  los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos.    Lucas 9:1

Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre. Hechos 10: 42,43 

     El día 13 de Julio del 1996 entramos por primera vez a Durham Carolina del norte, un grupo de seis hermanos, Liderando la mision el Ministro Fredy A. Manzano y sus acompañantes, los hermanos Marcos Miranda, Alex Torres, Santos Ochoa, Héctor Carcamo, miembros en propiedad de la iglesia evangélica Apóstoles  y Profetas de Washington D. C. que pastoreaba en ese entonces German Bernal. Fue un día que al Señor le plació revelarle al hno. Pastor Ventura que teníamos que salir en una misión a explorar nuevos campos. Y Dios le revelo exactamente a los hnos. que irían a la misión. Cuando vio la visión, en seguida procuramos partir para Macedonia, dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio. Hechos 16:10

Para  ese entonces contábamos solamente con la posibilidad de contactar a un amigo, Romeo Martínez, que posiblemente seria el punto de contacto para que nos guiara por la ciudad. Y así nosotros poder cumplir nuestra labor misionera, y en efecto fue así. Los misioneros comenzaron a las 9 de la mañana el mismo día 13 de Julio a repartir tratados a cada persona hispana que encontrábamos. En un centro comercial llamado South Square mall, predicando la palabra. Dios nos permitió establecer un contacto mas fuerte, utilizando a un hombre llamado Salomón Pacas, quien los facilito su lugar de vivienda en el 4216 Garrett Rd. Apt. #F-27. Donde celebramos el primer culto. Aparentemente sin tener resultado, ya que no acepto ni una persona. Pero en la sabiduría y el conocimiento de Dios, ese día fundaba las bases para establecer la iglesia en esta ciudad. Después de cuatro viajes recibimos la gran bendición que Dios llamara a ocho personas, un mismo día en un servicio realizado en la misma dirección antes mencionada, con la diferencia que en esta oportunidad el servicio se llevo a cabo en el Apt. #J-1 de la misma localidad. La iglesia fue creciendo en esa zona, debido a su crecimiento 3 meses mas tarde nos movimos a nuestro propio local en el 2814 de la Chapel Hill Rd. Estuvimos allí desde Octubre del 1996 hasta Marzo del 1998, cuando en su proceso de crecimiento la iglesia tuvo que moverse al 2699 Durham-Chapel Hill Blvd. Dios en su grande misericordia nos permitió estar en la dirección antes mencionada por un espacio de 8 años y medio, experimentando como es usual en todas las iglesias crecimiento y decrecimiento. Pruebas, luchas, dificultades, altas y bajas en lo espiritual y económicamente hablando. Hasta el primero de Enero del 2006 cuando el Señor puso en nuestros corazones la visión de obtener nuestro propio templo. Lo cual fue posible en primer lugar con la ayuda de Dios, y el deseo profundo de la congregación y su aporte económico. Para Diciembre 16 del mismo año la iglesia estaba realizando su sueño de abrir las puertas del templo que Dios les había regalado. En donde permanece en la actualidad. Aquella iglesia que no existía el 13 de Julio de 1996.

Seguidamente, por este medio quiero agradecer a los miembros de mi iglesia, el apoyo que me han brindado en estos años de lucha y arduo trabajo. Y por la paciencia que me han tenido en soportar mis imperfecciones y debilidades. Esperando que el dueño de la grey recompense a cada uno su labor. Y a todos mis compañeros de milicia, por permanecer juntos estos diez años de labor en el concilio. Se que no ha sido nada fácil, sujetarnos unos a otros en el temor del Señor. Pero estoy seguro que el que nos llamo a su santa obra, nos seguirá dando la sabiduría y la paciencia para que terminemos la obra que el nos ha encomendado. Sabiendo de ante mano, que el es poderoso para guardar nuestro deposito hasta el día de su venida. Para Dios sea la gloria por tiempos sempiternos, y para Jesucristo su hijo el Salvador de nuestras almas. Porque el es el mismo ayer, hoy y por todos los siglos.   Amen.                    

Noticias

[No hay noticias]

Haz tu donacion
LiveStream