Concilio de Iglesias Evangelicas Misioneras
Apostoles y Profetas Ef.2:20

Subir

Jose Efrain Manzano

Presidente: Jose Efrain Manzano 636 Gary Street
Durham, NC 27703
Telefono celular (919) 257-3614

Con la única diferencia que Abraham bajó a Egipto y Jacob También bajó a Egipto. Isaac no bajó a Egipto, no era la voluntad de Dios que Isaac bajara a Egipto; si bien es cierto que Abraham soporto las luchas y pruebas en Egipto lo mismo que Jacob; pero Dios vio que Isaac no estaba en la capacidad de los otros dos patriarcas para bajar a Egipto, por eso Dios lo detuvo. Génesis 26:2 dice: Y se le apareció Jehovah y le dijo: -No desciendas a Egipto. Habita en la tierra que yo te diré. La obediencia de Isaac fue tan grande que dio lugar para que las ventanas de los cielos se abrieran y Dios lo bendijera en gran manera. Dios le prometió yo estaré contigo; Génesis 26:3 dice: Reside en esta tierra. Yo estaré contigo y te bendeciré, porque a ti y a tus descendientes os daré todas estas tierras. Así cumpliré el juramento que hice a tu padre Abraham. La tierra que Dios le señaló a Isaac no fue Egipto sino que fue Gerar donde también su padre Abraham habito y fue guardado por Jehová y Dios hizo milagros atravez de él en aquella tierra. Génesis 20:17-18 dice: Entonces Abraham oró a Dios, y Dios sanó a Abimelec y a su mujer y a sus siervas para que dieran a luz. Porque Jehovah había cerrado por completo toda matriz en la casa de Abimelec a causa de Sara, mujer de Abraham.

La obediencia es el mandato que Dios dio en todos los tiempos a los verdaderos siervos de Dios, y es necesario que todos hombres de Dios tenemos que acatar la orden divina (la Biblia no dice que la tierra de Gerar era estéril pero por lo que leemos en Génesis 26:14 Tenía rebaños de ovejas, hatos de vacas y abundancia de siervos, de modo que los filisteos le tenían envidia. Por eso el Rey Abimelec le dijo apártate de nosotros Versículo 16 Entonces Abimelec dijo a Isaac: -Aléjate de nosotros, porque te has hecho más poderoso que nosotros. Y el versículo 17 dice: Isaac se fue de allí, asentó sus tiendas junto al arroyo de Gerar y habitó allí. Y Dios siguió bendiciendo más a Isaac y lo siguió prosperando en gran manera. Quizás Isaac por su obediencia; Dios le bendijo en todo lo que hacía. Habían pasado muchos años en que su padre había habitado como forastero en la misma región donde él estaba, en la cual siervos de Abraham habían cavado pozos; los mismos que fueron cegados por los Filisteos. Versículo 15 Los filisteos cegaron y llenaron de tierra todos los pozos que habían abierto los siervos de su padre Abraham, en sus días. .pero que maravilloso es que años más tarde su Hijo Isaac los vuelve a reabrir versículo 18: Isaac volvió a abrir los pozos de agua que habían abierto en los días de Abraham su padre y que los filisteos habían cegado después de la muerte de Abraham. Y él los llamó con los mismos nombres con que su padre los había llamado. Es importante entender que si nosotros obedecemos la voz de Dios, El mismo nos prospera en gran manera.

Para todos los que tengan la oportunidad de leer este pensamiento; les recomiendo a que no descendamos a Egipto; veamos que el sirvo paciente y fiel recibe lo que merece. Pidamos a Dios no solamente por la fuente de abajo sino que también pidamos por la fuente de arriba. Como dice en Jueces 1:15 Y aconteció que cuando ella llegó, le persuadió a que pidiese a su padre un campo. Entonces ella hizo señas desde encima del asno, y Caleb le preguntó: Qué quieres? Ella le respondió: -Hazme un favor: Ya que me has dado tierra en el Neguev, dame también fuentes de aguas. Entonces Caleb le dio las fuentes de arriba y las fuentes de abajo.

Amado lector donde este pensamiento sea leído por usted; deseo que la bendición de Dios que prospero a Isaac y le dio grande cosecha en aquel año; que en este nuevo año
Dios le bendiga y le prospere, que su cosecha sea al igual que la de Isaac al ciento por uno. Como a la que se refirió Jesús en Mateo 13:8 Y otra parte cayó en buena tierra y dio fruto, una a ciento, otra a sesenta y otra a treinta por uno. 9 El que tiene oídos, que oiga."

Después de compartir este pensamiento con todos los amables lectores, me dirijo a vosotros Pastores, Ministros, hermanos y hermanas en todas la iglesias donde Dios nos
permite llegar como lo es en las Iglesias en Los Estados Unidos, Mexico, Ecuador y El Salvador, también a los hermanos en todo el mundo, les saludo en el nombre poderoso de nuestro Señor Jesucristo esperando que Dios les fortalezca cada día; hasta el día en que el venga.

También agradecemos en una manera especial a todos los hermanos y hermanas que nos ayudan con sus ofrendas para este ministerio que Dios ha puesto en las manos de todos los que formamos parte del Concilio CIEMAP. Su soporte espiritual
por medio de sus oraciones es de vital importancia como también la ayuda económica, Usted está sembrando en el reino de Cristo y seguros estamos que el recompensara con creces.

Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro arduo trabajo en el Señor no es en vano.
(1ra. Corintios 15:58)

Se despide su hermano en Cristo Jesús,

José Efraín Manzano